lunes, 24 de marzo de 2008

.161.



Respecto a la capa de humo que se está levantando en contra de la UNAM estos últimos días, después de que los medios de prensa informaron que ex alumnos de esta Universidad fueron encontrados en el campamento bombardeado de la FARC por el ejército colombiano, el escritor Adrián Mora escribió un artículo en defensa de esa casa de estudios que muchos admiramos y deseamos ser parte de ella. El artículo aboga por la UNAM, de buena manera, y protesta en contra de las generalizaciones superficiales que nunca faltan y tanto se han hecho queriendo desmeritar una de las joyas más valiosas que se tienen en México, académicamente hablando. Espero le echen un ojo al texto, y nos demos cuenta que esta Universidad no forma terroristas, como tantos se empeñan en decirlo.

Estudié en la Universidad Nacional desde el año 1994 hasta el 2001 (la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y los cursos de la Maestría en Estudios Latinoamericanos). A la UNAM le debo todo lo que soy como profesionista, como escritor, como pensador y como crítico de una sociedad que, no hay que ser muy inteligente para deducirlo, está siendo arrasado por las fuerzas del mercado y por la desinformación y fragmentación que los medios masivos se afanan en mostrar. También he trabajado en la UNAM, tanto atendiendo grupos en la carrera de Comunicación, como "cuidando una puerta por donde nadie pasaba", que es la definición, medio en serio, medio en broma, que Andrés Kozel hace de mi trabajo como vigilante de la Biblioteca Nacional que tiene su sede en esa institución. Amo a la universidad con la pasión de alguien que se sabe deudor de sus aulas, sus profesores, sus bibliotecas, sus estudiantes, sus centros culturales, sus librerías, sus teatros, su orquesta filarmónica, su feria del libro, entre muchos "sus".
En los últimos días me ha tocado ser testigo de una satanización de la Universidad (ajá, con mayúscula) por el hecho de que varios de los acompañantes de "Raúl Reyes", el segundo al mando de las FARC colombianas, resultaron egresados o estudiantes de la máxima casa de estudios. También resultaron muertos o seriamente heridos. De este hecho se han desprendido las más encendidas diatribas interesadas (y estúpidas) por desprestigiar a la Universidad. Que si "la Universidad" es un nido de terroristas. Que si "la Universidad" mantiene oficinas de las FARC en las instalaciones de la Facultad de Filosofía y Letras. Que si el Estado tendría que mantener una institución en donde se realizan actividades al margen de la ley. Que si sus estudiantes no sirven para el estudio y se dedican a actividades guerrilleras. Que si cuando se les habla de empresa o mercado o negocio, no entienden nada de lo que se les dice. Que si...

para seguir leyendo dale clik al texto.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...