lunes, 25 de febrero de 2008

.158.







Para todos aquellos que se quedaron sin comprar La muerte de un instalador les paso el dato. Mondadori acaba de reeditar la novela y ya está en la mesa de novedades en la libreria Gandhi. La obra, según mi mala memoria, ganó el premio de primera novela convocado por Joaquín Mortiz en 1996. Es una obra magnífica. Una diatriba inteligente al arte conceptual, muy en boga en estos años, y al mecenazgo como un arte de destrucción de artistas. Algunos de los lectores saben que Álvaro Enrigue es uno de los escritores más aludidos en este blog y un narrador que rifa. Ahora sólo falta esperar que también se le haga justicia a Virtudes capitales. Libro de cuentos también escrito por Enrigue y publicado por la editorial Mortiz hace unos añitos. Si quieres saber más sobre el autor dale clik aquí. Si decides comprar el libro por internet dale acá.

7 comentarios:

René López Villamar dijo...

Hola, Joel.

Me lo acabo de comprar en la feria de Minería. No tienes idea de lo feliz que me hizo encontrarlo, todo el mundo lo recomienda. Ahora comeré arroz y frijoles toda la semana, pero creo que valdrá la pena.

Mefisto dijo...

Que tal Joel, aprovecho para saludarte y preguntarte si tienes pensado venir a la feria del libro de mineria en el DF, pues esta dedicada a Zacatecas. Si planeas venir mandame un mail y organizamos un tour.

Saludos y que buena recomendacion.

joel_flores777@yahoo.com.mx dijo...

Hola, René.
Si yo hubiera tenido esa oportunidad de la que me hablas en la feria del Palacio de Minería, no me la hubiera pensado dos veces, igual que tú. Enrigue es un escritor al que le debemos seguir muy de cerca. Estoy seguro de que no tarda en sacar otra novela y esa novela estará más pesada que su libro de cuentos Hipotermia. Pero bueno, lo creo yo como lector. Me da gusto saber de ti de nuevo, René. Nos estamos leyendo.

Hola, mi Rafa.
En realidad no quería tocar ese tema en este blog. Creo que esos problemas son harina de otro costal, y cualquier cosa extra literaria siempre se ve como chisme. Sin embargo, por la insistencia de varios correos enviados por conocidos y amigos que me preguntan lo mismo que tú, creo que es mi deber como colega contestar. Sucede que los organizadores y miembros de la institución cultural acá en Zacatecas no me consideran escritor, ni tampoco buen lector. No me invitaron a participar en las actividades de la feria del Palacio de Minería. Ignoro sus parámetros de selección. Y tampoco pienso cuestionarlos. Así que mis planes de ir al DF se han esfumado. Espero ir a mediados de año para la gran ciudad. Mi tesis me lo está exigiendo cada vez más. Pero en fin. Gracias por tu invitación, mi Rafa. Espero que no se decline dentro de unos meses.

Paul Medrano dijo...

Épale, pos yo tengo la edición de JM. Me costó bien bara y me gusta más esa portada que la de Mondadori. De su exclusión, mándelos a la goma, con el tiempo usted les comprobará si es o no un escritor.

fabricadepolvo dijo...

Usted, mi estimado, puede venir al DF cuando se le antoje. Acá tiene amigos, personas y colegas que lo consideramos escritor. ¿De cuándo acá se necesita el reconocimiento oficial? Pregúntome yo.

Karen A. Villeda dijo...

Me sumo a la lista de reconocedores no-oficiales de Joel Flores como escritor: Te espera el D.F. con todo y manotazos y sudadas y tortazos

Tryno dijo...

Si le sirve de consuelo en Zacatecas tampoco me consideran chichifo... digo, escritor. Aunque todavía no sé bien que cosa es eso de "escritor". Pero de todas formas no fui requerido en la delegación de escritores zacatecanos para la FIL del Palacio de Minería. Qué bueno que haya gente que se pasea con nuestros impuestos, sirve que les da el airecito al menos una vez al año, compa, que buena falta les hace. Cámaras, loco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...