martes, 24 de abril de 2007

.117.

.búsqueda en la nada.






Tras salir de clases y cumplir con todos mis ensayos, decidí relajarme para después terminar mis reportes que mandaré al FONCA. Me senté en mi silla reclinable frente a la computadora y decidí entrar a You-Tube, para saber qué nuevas había. Mi selección se fue por títulos más sugestivos. Vi el video de cómo llevan a la horca a Sadam Husein, de cómo mataron al ahora famoso cantante mexicano Valentín Elizalde y cómo lo acuchillaron en la autopsia forense (extraño es esto de la publicidad y los medios de comunicación, cada día, sin ser consientes en ello, somos imperados por sus artificios. Matan y crean personajes para imponérnoslo como íconos del tiempo actual o nos compadezcamos de ellos. Nos entregan videos ruines e inhumanos para explotar con la miseria y ganar interés). Nadie conocía a Elizalde, al menos yo no, y ahora con la gran publicidad que se le está haciendo a su discografía y su vida, y con el estreno de su video donde toca el tema de la muerte y él mismo sale como un fantasma enamorado, se ha convertido en el artista que arrancaron a balazos del regazo del vulgo mexicano y compran y compran sus discos como si con ello lo libraran de la muerte y lo trajeran de nuevo con vida a los palenques y salones de baile a cantar. Cada vez es más curiosa la línea que manejan los sitios de red más visitados. Si bien, en cualquier blog o myspace o fotoblog que revisé parte de la tarde y la noche, descubrí una variada retórica de los autores que a gritos quiere llamar el interés de todo espectador. Cada autor de un espacio en la red tiene pretensiones de ganar el morbo de todo mundo. Encontré autores que se hacen los graciosos, los intelectuales, los inteligentes, los enamorados, los conocedores, las víctimas, los archirrivales de otro personaje, los miserables, los ruines, los asquerosos, los pornográficos y, hasta un caso que me dio risa, los agresivos y mordaces. Yo amo al internet como Caín amó a Abel. Amo Utorrent e Isohunt y Pirate Bay como si fueran mis mejores amigos y hasta mis padres, pero algunas veces, como esta en la que cuento, me llegó el parricidio, la negación, la furia y el abandono.
Buscar un espacio que trastocara mi flojera y me ayudara a conviertir mi tedio en felicidad en esa esfera llena de redes y de redes que es el internet, me pareció banal, vacía, monótona, digna de un maldito autómata chiflado teledirigido. Nos vemos. Hoy me desconecto.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...