miércoles, 28 de marzo de 2007

.109.








Soy un inventor cuyos méritos difieren mucho de los de cuantos me han precedido; soy incluso un músico que ha encontrado algo así como la clave del amor. Ahora, gentilhombre de un campo acerbo bajo un cielo sobrio, intento emocionarme con el recuerdo de la infancia mendicante, de la época del aprendizaje o de la llegada en zuecos, de las disputas, de las cinco o seis viudeces, y de algunas juergas donde mi testarudez me impidió estar a tono con mis amigos. No añoro mi antigua porción de alegría divina: el aire sobrio de este campo acerbo alimenta activamente mi atroz escepticismo. Pero como ya no podré poner en práctica éste, y como, además, me he entregado a una nueva turbación, espero convertirme en un loco peligroso.




de Iluminaciones,
Rimbaud.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...