martes, 25 de abril de 2006

.lo que no me sirvió para Simulador.


Primero verás esto. Después lo explicaré. Quiero que seas fuerte, en cuanto quieras que pause lo pides, recomendó poniendo un convertidor de casete de filmadora al DVD y los cables RCA. Prendió el televisor. Vimos estática, se escuchó una voz masculina desconocida.
Comenzó el rodaje:
Una mujer espera desnuda y atada a un árbol, no se distingue bien su rostro, las cuerdas la imposibilitan y no hace más que mirar al piso. Lucha por desatarse y alza la mirada. Es Meel. Diez o quince hombres que ocultan su cara con una máscara de color negro aparecen en la pantalla y comienzan a acariciarla. Meel se resiste. Parece todo actuado. Se mueve como una serpiente. Se opone a que la toquen. Lucha. Abren sus piernas con violencia. La penetran sin misericordia una y otra vez, en turnos. Al darse cuenta que no puede hacer nada en contra de ello, deja la resistencia de lado, cierra los ojos, se desmaya. A los hombres poco les interesa el estado de su víctima y la siguen penetrando hasta que, uno a uno, eyaculan encima de ella, empapan de semen sus cabellos. Hay una pausa. La siguiente parte es descarnada.
Meel aparece hecha un ovillo en el suelo, es vapuleada por sus verdugos con herramientas para automóvil hasta dejarla inconsciente. La suben a un Mercedes compacto, la acomodan en el asiento del copiloto. El auto comienza a andar. La cámara filma sólo a la chica. Sus golpes. Su vulva desgarrada. El viaje dura treinta minutos por una carretera desconocida. Ahora un paisaje desértico sólo unos segundos. Árboles. Hierva. El auto aumenta su velocidad y de forma inmoderada se estrella contra un camión de doble remolque. La lente de la cámara tiembla y no capta bien qué sucede. Se escucha un grito. Un grito como el de un demonio, desconocido, quizá el verdadero grito del dolor humano. La chica ya no está dentro del coche. Los asientos están manchados de sangre. Hay sangre en el parabrisas. Hay sangre en la alfombra. El conductor abandona el coche, huye. La cámara filma el piso, un cuerpo con el rostro y el cráneo destrozado.
Termina la película.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...