miércoles, 9 de agosto de 2006

.una nueva puerta. la luz. el FONCA.
.
Esta semana es de felicidad, de festejo y después de ponerme a trabajar, más de lo acostumbrado, en mis proyectos literarios, en las actividades que me dan fortitud. Vida. ¿Por qué? Pues, este, mmmm, ¿cómo decirlo? Me he ganado una de las becas que promociona el FONCA, en la categoría Jóvenes Creadores, disciplina cuento. Sí, en este certamen me tocó pasar las tres pruebas en las que son revisados minuciosamente los proyectos participantes y fui el elegido, damas y caballeros, lectores y no lectores, amigos y no amigos, créanlo, revisen la página, porque al principio yo no lo creí. Al principio me pareció una broma disparatada. No es que dude de mis capacidades como escritor. No. Como escritor tengo los pies firmes sobre el sinuoso camino literario, sobre mis metas. Pero me sorprendió tanto la noticia a la hora que me la dieron.
Detalles abajo.
Ella (la mujer que light my way en Sad Songs) y yo acabábamos de regresar de Canciones Tristes, por la madrugada, para ser exactos, a la 1:30 am. Y mientras descargábamos el equipaje, en mi casa, recibí la llamada de mi carnal Tryno Maldonado avisándome que mi nombre figuraba entre los seleccionados del FONCA. La verdad no hice más que sorprenderme. Es más, no le creí. Pensé que me estaba gastando una de esas bromas de mal gusto que el Titis, el Pire y el mismo Tryno me han hecho. Pero cuando mi bróder me notó escéptico, desconfiado, agregó:
¿Usted se llamas Joel Flores, no?
Sí, repuse.
Y ¿está trabajando en un libro de cuentos que se llama Simulador, no?
Sí, volví a reponer.
Pues se ganó esa beca, bróder.
Y por último propuso que comprara el periódico y me diera cuenta por mí mismo. Colgamos y me quedé despierto hasta que salió el sol. No quise darle a la noticia a ella (la mujer que light my way) porque aún no podía creerlo. Así que me fui a la sala a escuchar el concierto de U2, en Monterrey, con Polito, el perro chihuahua que uso de llavero, a mi lado, como amuleto de la buena suerte y como lámpara en la oscuridad. Quise olvidar la noticia y relajarme recostándome en el sillón. Pero no encontré el sueño y pensé y pensé en qué cambios tendría mi vida como escritor si en verdad me había ganado la beca.
Al día siguiente revisé en Internet y leí con detenimiento el Acta de la sesión resolutiva del programa Jóvenes Creadores. Al ver en la lista los nombres de tantos y tantos conocidos y amigos que habían metido propuesta a este certamen, descubrí mis apellidos, mi nombre. Yo estaba seleccionado junto a personas como Edgar Adrián Mora, Glafira Rocha, Nadia Villafuerte, Iván Gabriel Vázquez, Carlos Javier Dzul. Y ¡Puta!, me dije. Esto no está sucediendo. Ya veo mal. Pinche Hiperbólico me está haciendo daño.
Se lo comuniqué a ella (la mujer que light my way cuando más lo necesito) mientras revisaba el horario que llevará en su escuela de medicina. La invité a que leyera el Acta para que me sacara de dudas. Al ver la alegría que pintó su rostro no dudé en que era verdad. Estaban dando frutos las largas horas frente al monitor, dejar la escuela un semestre para dedicarme de lleno a la literatura, leer más de lo acostumbrado y obedecer sin peros un horario de trabajo al que me había sometido si quería y quiero ser escritor. Ella volvió a leer el Acta resolutiva y tiró un grito y dio un salto y me abrazo. Después le propuse rentar una casa en Sad Songs para irme a acabar Simulador allá, lejos de Zacatecas, de todas las distracciones, de todo el mundo. Sólo con ella y la frescura y vitalidad que proporciona el valle de Sad Songs. Y me volvió a abrazar.
Les doy las gracias a los jurados que tuvieron confianza en mi proyecto de libro de cuentos, a David Ojeda que fue quien me seleccionó y será mi tutor literario las próximas fechas. Les doy las gracias a todas los amigos, a mi familia, a las personas que nunca han dejado de apoyarme, de darme aliento, de darme la mano desde que inicié la marcha en este camino, el camino de la literatura. Les doy las gracias a los que han tenido confianza en este proyecto, su libro de cuentos, que tiene como meta rescatar el Imaginario de Amparo Dávila, Bioy Casares y Edgar Allan Poe. A todos ellos les obsequio esta noticia, esta luz, esta nueva puerta que comienza abrirse frente a mí.
Salud y larga vida a la literatura.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...