martes, 2 de mayo de 2006

.lo he descubierto. Soy un BORDER.



Para algunas personas, la sensación de vacío se instala como una sombra sobre su vida. Probablemente, esta condición existencial empezó en la adolescencia… pero nunca desapareció. No encuentran a la pareja que les llene. Ni actividad que las apasione, tienen conductas autodestructivas, una imagen distorsionada de sí mismas y tendencia a las adicciones. Navegan dentro de la anormalidad, pero su forma de ser es crónicamente problemática. El trastorno límite de la personalidad –también conocido como tlp—necesita identificarse y tratarse o puede acabar con el equilibrio de quien lo padece.
Algunas conductas asociadas a esta patología son tomadas como rasgos de carácter, incluso por quienes la padecen. Muchas personas sufren de tlp ignorando que son parte de la estadística de una patología. Sin la conciencia de su trastorno pierden empleos, abandonan carreras y proyectos, tienen notorios problemas para entablar relaciones duraderas y acumulan experiencias intensas de las que salen devastados emocionalmente…
Podríamos decir que a finales del XX y principios del XXI la patología de moda son los trastornos de personalidad y, sobre todo, los trastornos fronterizos. Las patologías están relacionadas con las sociedad, por eso cambian. La histeria tenía que ver con represión sexual de su época. Los tlp son el resultado del vacío…
Las personas con tlp presentan conductas autodestructivas: abuso de alcohol, drogas, automutilación, problemas alimenticios y/o intentos de suicidio…
Los border (del inglés, Borderline Personality Disorder) son personas impulsivas con cinco o más de los siguientes rasgos: temen al abandono, tienen relaciones interpersonales muy inestables, problemas de identidad, conductas compulsivas, conductas suicidas recurrentes, reactividad emocional muy marcada, sentimientos crónicos de vacío, problemas para manejar la ira y síntomas disociativos o de paranoia…
“El borderline tiene muy marcado un mecanismo que llamamos escisión: para ellos sólo existen los extremos, y muchas veces lo dicen a los cuatro vientos: ‘Para mí las cosas son blanco o negro’. Entonces conocen a alguien y primero es la persona más maravillosa, inteligente, encantadora que han tratado; se forman expectativas muy altas. Después, cuando éstas no son llenadas, caen de su gracia y se convierten en lo peor. Son muy contradictorios”…
“La búsqueda, la confusión, ser radical, impulsivo, voluble… Todo esto es normal en la adolescencia, pero no es normal en un adulto. Por eso es muy difícil que alguien que padece este trastorno acepte que sufre de tlp”…
Los border tienen la tendencia de adoptar comportamientos y expectativas infantiles en situaciones desestructuradas…

NOTA:

Se recomienda acudir a terapia psicoanalítica si tiene estos vacíos o si se convive con alguien que los padece crónicamente.



Información extraída de la Revista QUO, Número 98, Diciembre 2005.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...